La diferencia entre la proteína vegetal y la proteína animal

Qué es la proteína

Los seres humanos necesitamos la proteína para vivir. Sin ella, nuestro cuerpo no puede realizar las funciones de mantenimiento y regeneración que le pertocan. La proteína es la encargada de construir estructuras en nuestro organismo, son los ladrillos que sustentan nuestra “casa”.

Tipos de proteína

Podemos obtener nuestra dosis de proteína de alimentos vegetales o de alimentos animales. La proteína animal es más conocida y la cultura popular nos ha enseñado que la carne es una excelente fuente donde encontrarla. Por qué negarlo? Es totalmente cierto.

Pero, atención. Esto no significa que en los alimentos vegetales no haya proteína de buena calidad. Los alimentos vegetales pueden ser, si sabemos combinarlos, una fuente de proteína perfecta.

Diferencias, ventajas e inconvenientes
  • La proteína animal es una proteína completa. A grandes rasgos, esto significa que comiendo un trozo de carne nuestro cuerpo va a tener suficiente proteína para formar las estructuras que necesita durante el día. Sin embargo, también es una proteína cargada de toxinas ya que los animales están normalmente expuestos a ambientes estresantes, antibióticos, y el consumo de carne tal y como se produce hoy en día, no es sostenible. La ganadería intensiva (criar animales masivamente para que sean consumidos por los humanos) es una de las causas principales de las emisiones de CO2 en la atmósfera, degradación del suelo y consumo de agua (mientras millones de persones no tienen acceso a ella), además de ser poco ética.
  • La proteína vegetal por lo contrario, es incompleta. Esto quiere decir que no contiene todos los aminoácidos necesarios para que se forme proteína en nuestro cuerpo. Imaginate que la proteína es como un collar y necesitas 100 bolitas para completarlo. La proteína vegetal no tiene todas las bolitas, de forma general. Pero esto no siempre es un problema. Si se combina legumbres con cereales/frutos secos/semillas obtendremos una proteína completa equivalente a la de la carne. Por ejemplo, combinando arroz integral con lentejas. Además la proteína de origen vegetal es mucho más sostenible y agradecida con el medio ambiente, y normalmente menos cargada de tóxicos (aunque se usen pesticidas).

Así pues en general las proteínas animales son completas y las vegetales incompletas. Pero hay excepciones. La quinoa, garbanzos, trigo sarraceno, soja y azukis (entre otros) pueden equipararse a la proteína animal porque contienen todos los aminoácidos necesarios para formar proteínas. Así que para una dieta vegana o vegetariana son ideales. Sí, lo has leído bien! Comer garbanzos puede darte la misma proteína que un trozo de carne.

En conclusión, la proteína vegetal puede sustituir a la animal sin ningun problema. He aquí el mito de que la proteína animal es necesaria. La proteína animal no es necesaria para vivir y consumirla es fruto de nuestra elección personal. Aún hay médicos y profesionales del sector que, por desgracia, han quedado anclados en el pasado y dicen que la carne es necesaria aunque científicamente se haya demostrado lo contrario. Ante esto, sé crítico/a!

Leave a reply