INGREDIENTES (para unas 20 bolitas)
  • 500 gramos de garbanzos precocidos
  • 2 cebollas rojas
  • 4 dientes de ajo
  • 4 cucharaditas de comino en polvo (o más si os gusta)
  • Opcional: 1-2 cucharaditas en polvo de pimienta de cayena/ guindilla (o similar)
  • Un puñado de perejil fresco
  • Un puñado de cilantro fresco
  • Zumo de medio limón
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • 1 huevo
  • Harina de avena (1 o 2 vasos) (para sustituir al pan rallado)
  • Aceite de oliva
PREPARACION
  • Lava los garbanzos y escúrrelos. Tritura los garbanzos o machácalos (no hace falta que tengas una masa semi-líquida como el hummus, pueden quedar trocitos). Cuando estén triturados y escurridos, añádelos en un bol
  • Corta las cebollas, ajo, perejil y cilantro en trocitos pequeños
  • En el bol de los garbanzos, añadiremos la cebolla, ajo, perejil y cilantro previamente cortados
  • Añadiremos también en el bol: comino, guindilla (si se utiliza), sal, pimienta, zumo de medio limón, y 1 huevo. Lo mezclaremos todo bien con un tenedor
  • Finalmente, añadiremos la harina de avena, aproximadamente 1-2 vasos, hasta que la mezcla quede más seca. Lo mezclaremos todo muy bien otra vez.
  • Para acabar haz bolitas pequeñas con la mezcla. En una sartén, añade unas cucharadas de aceite de oliva a fuego bajo-medio. Cuando el aceite esté un poco caliente, añade las bolitas. Acuérdate de girarlas al cabo de unos minutos.
  • Saca el falafel de la sartén y déjalo reposar unos minutos, preferiblemente sobre un papel de cocina absorbente para sacar el exceso de aceite

Leave a reply