Si vas al gimnasio o tienes la costumbre de realizar deporte al aire libre, habrás visto muchas personas con refrescos “deportivos”.  Estos refrescos normalmente tienen colores muy llamativos (¿por qué será?) y aportan una sensación de bienestar rápida después de realizar un esfuerzo físico o si necesitamos hidratarnos rápidamente.

Pero, ¿realmente son saludables?

Este tipo de refrescos contienen una larga lista de ingredientes. Algunos de ellos cumplen la función de hidratarnos, pero no todos. Un ingrediente casi siempre presente en este tipo de refrescos es el azúcar, enemigo número uno de nuestra salud. Y si no llevan azúcar, es porque contienen edulcorantes (sustancias que imitan el gusto del azúcar y que pueden resultar igualmente perjudiciales).

Cómo hacer una bebida isotónica en casa

Cuando pasamos mucha calor y sudamos, o cuando realizamos deporte, perdemos sales minerales y líquido. Además, también perdemos energía y nuestro cuerpo necesita reponerla. Con unos pocos ingredientes, podemos hacer una bebida isotónica fácil en casa, controlando todos los ingredientes y adaptando su composición a nuestro gusto.

Te animo a que pruebes esta receta, tiene un efecto realmente reconstituyente y refrescante:

INGREDIENTES
  • Zumo de 1 limón
  • 3 cucharaditas de sal marina
  • 1 litro de agua embotellada o filtrada
  • 1 cucharadita de miel
  • 4-5 hojas de menta fresca
PREPARACIÓN:

Mezclaremos el agua con el zumo de limón, y añadiremos la sal marina, la menta y la miel.

Y tu, ¿ya la has probado?

Leave a reply